La seguridad en el puesto de trabajo y conseguir reducir la siniestralidad laboral es un aspecto fundamental que preocupa a muchos empresarios. Por este motivo, la protección y prevención contra incendios en las oficinas ha cobrado en los últimos años un papel muy relevante.

El comportamiento que un trabajador debe tener en caso de incendio y la dotación de medios e infraestructuras de prevención detección, alerta y extinción, con la que la oficina debe contar, son dos elementos fundamentales que no debemos dejar al azar. De esta forma se podrá garantizar casi al 100% la seguridad de todos los empleados en caso de incendio.

Es esencial que los sistemas de protección contra incendios en oficinas estén siempre actualizados y que cumplan en todo momento con las normativas y reglamentos legales establecidos al respecto.

El Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios o RIPCI regula esta materia para preservar la seguridad y las vidas de los trabajadores. Para ello establece una serie de condiciones y requisitos exigibles y que tienen que ver con el diseño, instalación, mantenimiento e inspección de los equipos y sistemas que conforman las instalaciones de protección contra incendios en las oficinas.

De todas las medidas que establece el RIPCI, algunas son de obligatorio cumplimiento y otras son solo recomendaciones. Es un reglamento nacional, pero tanto Comunidades Autónomas como ayuntamientos pueden desarrollar sus propias normativas con el fin de aumentar la seguridad para la protección y prevención contra los incendios en las oficinas.

Tipos de medidas de protección contra incendios en oficinas

En las instalaciones contra incendios en oficinas existen dos tipos de medidas a llevar a cabo:

  • Medidas de protección activa contra incendios en oficinas: Permiten detectar y extinguir un incendio en sus inicios, evitando de esta forma su propagación. Es el caso de los dispositivos de detección y alarma, los extintores, los sistemas de extinción automática, etc.
  • Medidas de protección pasiva contra incendios en oficinas: Tratan de extinguir el fuego desde la base, protegiendo las estructuras y los bienes inmuebles del lugar. Garantizan por lo tanto la estabilidad de las estructuras de los edificios. Es el caso de las puertas cortafuegos, las estructuras ignífugas con materiales resistentes a las llamas, la señalización de elementos contra incendios, las vías de evacuación, etc.

Elementos obligatorios de una instalación contra incendios en oficina

En la actualidad existen múltiples soluciones para garantizar la seguridad en el caso de que se produzca un fuego. La instalación obligatoria contra incendios en el caso de las oficinas es la siguiente:

  • Extintores portátiles: Muy importantes para apagar pequeños focos de fuego. En el mercado existen diversos tipos de extintores en función de lo que haya originado el fuego o según el método que se quiera utilizar para sofocarlo (CO2, agua, espuma, polvo…).
  • Bocas de incendio equipadas: Obligatorias para oficinas con una superficie construida que exceda de 2.000 m2. Constan de un armario con una manguera y una válvula para regular el paso del agua. Permiten suministrar agua a los bomberos, pudiendo ir ancladas a la pared o al suelo.
  • Columna seca: Obligatoria si la altura de evacuación excede de 24 metros. Los bomberos la utilizan para derivar agua del exterior y conducirla hacia el interior para apagar el fuego.
  • Sistema de alarma: Obligatorio si la superficie construida de la oficina excede los 1.000 m2.
  • Sistema de detección de incendio: Obligatorio si la superficie construida de la oficina excede de 2.000 m2. Un sistema de protección contra Incendios en oficinas aporta múltiples Al colocar detectores se pueden controlar posibles escapes de gases tóxicos y humo, monitorizando la oficina durante las 24 horas del día. Aunque no nos encontremos en la oficina el sistema se encargará de alertar siempre de manera inmediata.
  • Hidrantes exteriores: Será obligatorio disponer de uno si la superficie total construida de la oficina está comprendida entre 5.000 y 10.000 m2 y uno más por cada 10.000 m2 adicionales.
  • Instalación automática de extinción: Obligatoria en cualquier edificio cuya altura de evacuación exceda de 80 metros. Los rociadores automáticos son un elemento que no puede faltar en una oficina. Están conectados a un detector de incendios que los activa nada más detectar algún cambio en la temperatura de la nave o bien al detectar humo.

En definitiva, contar con un sistema de prevención contra incendios en una oficina es muy importante y una medida fundamental para evitar posibles daños materiales y personales.

En Firext disponemos de novedosos sistemas de protección contra incendios en oficinas así como de un amplio equipo de expertos profesionales que ofrecen una gran experiencia en el sector. Consúltanos sin compromiso cuál es el sistema contra incendios que más se ajusta a las necesidades de tu oficina en el teléfono  916782878 o a través del email info@firext.es.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Que son las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies